El ganchillo y los volantes elevan el romanticismo de María Escoté