¡El hombre más feliz saluda a Divinity!