Los invitados, de punta en blanco