Los vips, de andar por casa en Sundance