Elena Furiase, de las pocas que se salva en el Festival de Málaga