Zapatero y Cameron: dos cuerpos, dos maneras de correr