Delevingne, rapada y sin maquillar, se replantea el sentido de la belleza: "Aceptemos quienes somos"