Del "Sí, quiero; Sí, deseo" de los novios, al lacrimógeno discurso de Jesulín de Ubrique