Tamara Falcó alquila su ático, un antiguo convento