'WAGS', ¿quién se aprovecha de quién?