El entorno de Sofía y Kiko creen que su relación podría ser un montaje, según Laura Roige