Las agencias de publicidad no quieren trabar con Sofía ni con Kiko, según Amor Romeira