Criticamos a Soraya por su obsesión por ponerse cosas en la cabeza todo el rato... y ella se parte de risa