Bruce Willis, bienvenido al club de los canosos atractivos