¿Te imaginas que vas por la calle y te encuentras a Shakira dando un concierto? Ha pasado en Nueva York