Ainhoa Arteta termina en silla de ruedas como consecuencia del coronavirus