Rafa Nadal, sambando bajo la lluvia