Sin Alba Carrillo, pero feliz...como un delfín