Divinity Jukebox 127: 'Orgullo Divino', el disco más actractivo del verano