Primer reto: Un cupcake con los sabores típicos de Hawaii