Calvin Lamb trabaja a contrarreloj