¿Venderías tu vieja y encantadora casa familiar?, ¿o te atreverías a reformarla?