El ruido y el frio impiden que Greg y Robin sean felices junto a sus hijas