¿Horror o alegría? El terciopelo está de vuelta este invierno