Entre bohemio y hippie, el ‘Boho Chic’ pega fuerte