"Gordita, incómoda, ansiosa, pero más feliz que una perdiz": el contexto de Tania Llasera