Luciendo vientre plano, sortija y desafiando a sus haters: Georgina siembra la polémica en Moscú