La moda se pone modosita o cómo el ‘rihannismo’ dejó paso al 'pijismo chic'