La nueva campaña de Barbie da la vuelta a las críticas: llegan las niñas que se empoderan con la muñeca