¿Hablamos por fin con naturalidad de la regla? Cosas que nos hacen pensar que sí