Babylights, las nuevas californianas