Miguel Ángel Silvestre, en el papel que conquistó a Blanca Suárez