Miguel Ángel Silvestre, adicto a la moda de Milán en el desfile de Roberto Cavalli