Playboy, la solución de las estrellas en declive