Un error médico acelera el principio del fin