Tricotosas 28: Ojo de Dios