Volvemos a casa de Mónica y Diego unos días después de la primera visita