Aramís es humana: confiesa tener un amor imposible y 'suspira' como cualquiera