Coral Segovia, la gran perjudicada por los escándalos de Eurovisión