Sofía y Antonio Tejado, una amistad en crisis por culpa de un cojín