El antes y el después de Tamara Gorro: de sus mechas rubias y flequillo al pelirrojo.

Tamara Gorro vivió su infancia en Móstoles, marcada por la pérdida de su padre.

Cuando era muy joven se presentó a Miss España 2008; por aquel entonces llevaba una larga melena morena.

Luego, se pasó a un color caoba y un pelo más alborotado.

También, se decantó por las mechas rubias, en su faceta en 'Mujeres, hombres y viceversa'.

Y, finalmente, llegó el flequillo.

Luego, pasó dos años complicados en Rusia, donde llegó a teñirse de rubia platino.

Y, a su vuelta, emprendió diversos proyectos -y también volvió a las californianas-.

Y, además, se cortó el pelo.

Al año siguiente volvió a dejarse crecer el pelo.

Aunque, sin duda, su cambio de look más impactante se produjo durante el confinamiento.