'Latin power' mundialero: el sur está de moda