Segundo reto: decoración con papel pintado