Nunca estamos solos: en Divinity, las series las vemos en pareja