El sketch bailongo de Lydia Bosch con el que su hija Andrea muere de la risa: ¡divertido!