La polémica campaña por la que Romeo Beckham ha cobrado 70.000 dólares