Mario Casas, moreno y descamisado en su gran noche en el Festival de Málaga