Carolina de Mónaco, una abuela con mucho estilo de vacaciones en Saint Tropez