Froilán y su novia, Mar Torres, protagonizan una pelea con unos fotógrafos a la salida de un restaurante