El escándalo de Eurovisión 2017: Agresiones físicas, "tongo" y amistades peligrosas